La UE intenta reforzar sin cesar la vigilancia de sus fronteras exteriores, utilizando tecnologías cada vez más costosas. Pero ¿son eficaces? Y en nuestras democracias, ¿quién controla a los controladores?, se pregunta Groene Amsterdammer.
«No hay alternativa”, afirmaba Franco Frattini, comisario europeo encargado de Justicia, Libertad y Seguridad, hace cuatro años ante el Parlamento Europeo.

Fuente:

Presseurop

Autor:

Frank Mulder. Periodista

IR AL ARTÏCULO »