En un contexto de alta politización del asilo y migración en Europa, la Agencia Europea para la Gestión de la Cooperación Operativa en las Fronteras Exteriores de los Estados miembros de la UE – también conocida por sus siglas FRONTEX – fue creada en 2004. Sus actividades han sido fuertemente criticadas por grupos de Derechos Humanos y pro-inmigrantes. En contraste con la mayoría de la literatura sobre FRONTEX, que se centra en sus actividades, este artículo examina las cuestiones institucionales asociadas con la creación y el trabajo de FRONTEX, es decir, las razones para que los Estados miembros decidieron crear una agencia, en lugar de establecer otra forma de cooperación, y los mecanismos específicos para ejercer control sobre las actividades de la Agencia.

Fuente:
Universidad de Salford

Año:
2009

Autora:
Sarah Leonard. Universidad de Salford

IR AL ARTÍCULO