Los Acuerdos de Schengen y otros instrumentos normativos adoptados por la Unión Europea (UE) para garantizar la libre circulación en el territorio de los Estados miembros, están estrechamente ligados a la otra cara de este proceso: el control de las fronteras exteriores. En los últimos diez años se han creado diversos mecanismos para prevenir, controlar y sancionar la inmigración irregular hacia la comunidad europea. Las normas relativas al visado, la responsabilidad de los transportistas y las operaciones conjuntas de retorno de inmigrantes (UE. CONSEJO EUROPEO, Reglamento n. 574/1999; Directiva n. 51/2001 y Decisión 573/2004a), o los sistemas de información y vigilancia en fronteras (el Sistema de Información Schengen – SIS, y la Agencia Europea para la Gestión de la Cooperación Operativa en las Fronteras Exteriores – FRONTEX1), son algunos de esos dispositivos. Entre las prioridades del Programa de La Haya para 2005-2010, se incluyó el reforzamiento de la política de control fronterizo y la llamada “lucha contra la inmigración ilegal”.

Fuente:

Revista Internacional de Derechos Humanos

Año:

2009

Autor:

Pablo Ceriani Cernadas. Abogado (Universidad de Buenos Aires). Experto Jurídico sobre Migraciones Internacionales, Extranjería y Personas en Movimiento Transnacional (Universidad Europea de Madrid, 2003-2004).

IR AL ARTÍCULO