La llegada de extranjeros irregulares a España e Italia sigue despertando el interés mediático y propicia la percepción de que existe un problema de control migratorio en los países mediterráneos. Sin embargo, se argumenta aquí que los regímenes migratorios mediterráneos presentan un balance positivo que contrasta con la situación de precariedad que a menudo se les atribuye. El análisis se centra en dos aspectos fundamentales de los modelos migratorios mediterráneos: los sistemas de control fronterizos y la realización de regularizaciones periódicas, cuya comparación no responde sólo a la búsqueda de similitudes y diferencias entre Italia y España sino que quiere aclarar el papel jugado por estos dos países en la gestión de los flujos “indeseados” hacia Europa desde el comienzo de los años 90 hasta ahora.

Fuente:

Real Instituto Elcano

Año:

2007

Autora:

Claudia Finotelli. Instituto Universitario Ortega y Gasset, Madrid4

IR AL ARTÍCULO »