La Fundación para el Desarrollo Socioeconómico Hispano-marroquí (Fhimades), impulsada por Proyecto Melilla, estará presente en el Salón de Marroquíes Residentes en el Extranjero ‘Jalia 2008’, que el sábado se inauguró en Nador con el fin de convertirse en una iniciativa para el desarrollo de toda la región oriental del norte marroquí. La idea, según sus organizadores, es potenciar las acciones, contactos y relaciones necesarias para dotar a Nador de una plataforma de desarrollo.
Doscientos expositores sobre una superficie de 3.000 metros cuadrados vienen ofreciendo desde ayer en Nador toda una muestra de sus posibilidades de desarrollo, de su potencial y yacimientos económicos así como de la artesanía y demás producción propia de la región oriental de Marruecos. Con ello, y dentro del marco del I Salón de Marroquíes del Mundo, las autoridades del vecino país apuestan por crear en la región una plataforma de desarrollo que atraiga las inversiones de los tres millones de marroquíes que actualmente viven principalmente en países europeos y que, además, sirva para promover el turismo hacia Marruecos de esos mismos marroquíes y para divulgar la producción y cultura marroquí en general. Para ello, el salón contará con
varios espacios: Uno dedicado a los contactos estrictamente económicos con vistas a orientar las posibles inversiones en Nador y promocionar las nuevas oportunidades que ofrece la región oriental de Marruecos; otro de corte puramente científico, coordinado por la Universidad Multidisciplinar de Nador; y un tercero dedicado a la exposición artesanal con la participación de las Cámaras de Artesanos de las diferentes regiones de Marruecos y una cincuentena de artistas que exhibieran las distintas técnicas de producción. El Salón contará además con participación de empresas españolas, belgas, italianas, francesas, alemanas y holandesas, en correspondencia con los países que concentran al mayor número de emigrantes marroquíes.
La Fundación Hispanomarroquí para el Desarrollo Socieconómico (Fhimades) se suma a la muestra a través de los centros de formación D2, una empresa melillense propiedad de los hermanos Hassan y Hussein Hussein, que se convierte por demás en la única dedicada a la formación que participa en el salón con stand propio y que ha contado para ello con el apoyo de Fhimades para contribuir al intercambio y desarrollo económico entre nuestra ciudad y su entorno marroquí en la busca de dinámicas de mutuo beneficio.