Declaración de la Fundación Hispano-Marroquí con motivo de la primera reunión del Patronato

10-JUNIO-2005

Cuando se cumplen diez años de la Conferencia de Barcelona, el germen de la actual Política Europea de Vecindad según la propia UE, los abajo firmantes quieren contribuir –modestamente– a reforzar los lazos sociales y económicos existentes esta zona del Mediterráneo.

Pese a las lógicas desavenencias históricas y políticas existentes, la experiencia diaria ha demostrado que la vecindad, aún conllevando problemas y diferencias, también presenta numerosas oportunidades de desarrollo que creemos nuestro deber explorar, facilitar y potenciar. La Política Europea de Vecindad, aprobada por la UE en 2004, establece como uno de sus grandes ejes de actuación el potenciar las relaciones de todo tipo (comerciales, económicas, culturales y sociales) con los países de su entorno para igualar los parámetros socio-económicos de estos países con los de la UE. La finalidad de esta Política no es otra que construir un área común de prosperidad que, en último término, redunde en beneficio de los ciudadanos de la propia Unión europea y de los países Asociados. La mejora del nivel de vida y de las oportunidades de desarrollo tendrá repercusiones directas en los ciudadanos a ambos lados de una frontera que vemos más como una oportunidad de desarrollo mutuo que como una barrera a la colaboración.

Un entorno de prosperidad y desarrollo común minimizará el impacto negativo de las diferencias existentes. La mejora del nivel de vida de los ciudadanos de nuestro entorno debe ser, por encima de otras limitaciones o imposiciones, nuestra guía de actuación de cara a conseguir un futuro más próspero y estable.
Por todo ello, los Patronos de la Fundación nos comprometemos a estudiar, proponer y apoyar cuantas iniciativas permitan avanzar un mayor desarrollo socio-económico en la frontera hispano-marroquí de nuestro entorno, así como a colaborar, dentro de nuestras posibilidades, en aquellas iniciativas regionales, nacionales o comunitarias que puedan beneficiar a este objetivo común.