Las corrientes migratorias han moldeado a lo largo de las dos últimas décadas la agenda política hispano-marroquí. Las dinámicas de la movilidad de población entre ambos países han conformado un entramado de acuerdos políticos especialmente fructífero, muy sensible, sin embargo, al estado de las relaciones diplomáticas entre ambos países. El propósito de este estudio es analizar los vínculos entre los flujos migratorios, la conformación de la política de inmigración y los efectos de ambos procesos en la regulación, el control y la conformación política de los sistemas fronterizos.

Fuente:

Centro de Estudios y Documentación Internacionales de Barcelona (CIDOB)

Año:

2012

Autora:

Ana María López Sala. Instituto de Economía, Geografía y Demografía, Centro de Ciencias Humanas y Sociales, Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

IR A LA PUBLICACIÓN »