España, como Italia o Grecia, tiene como objetivo europeizar la gestión de sus fronteras. Se insiste que la llegada de inmigrantes en situación irregular a sus fronteras no es un problema español, italiano o griego sino europeo, y europea debería ser la respuesta. De ahí que ante la crisis vivida en Ceuta y en Melilla se multipliquen las peticiones y se derive parte de la responsabilidad a Bruselas. En el caso español este proceso de europeización o de elevación del problema tiene tres objetivos compartidos con el resto de países del sur de Europa: primero, aumentar la ayuda material y financiera; segundo, compartir la responsabilidad en la toma de decisiones controvertidas; y tercero, conseguir apoyo de la opinión pública.

Fuente:
CIDOB

Año:
2014

Autora:
Elena Sánchez-Montijano, investigadora principal y Eduard Soler i Lecha, coordinador de investigación, CIDOB

IR A LA PUBLICACIÓN