Los gobiernos de Ceuta y Melilla celebrarán a finales de este mes, o principios del que viene, una cumbre para pedir a Europa que se implique más en el control de sus fronteras exteriores, entre las que se encuentran las de las dos ciudades autónomas, que están sufriendo desde hace años el “gravísimo problema” de la inmigración irregular, aunque de manera más intensa en los últimos días. Esta reunión bilateral ya ha sido acordada por los mandatarios de ambas ciudades, Juan Jesús Vivas y Juan José Imbroda, y tendrá lugar probablemente en nuestra ciudad.

IR A LA NOTICIA