La presión en las fronteras meridionales más sensibles de la Unión Europea –las terrestres de España con Marruecos y las marítimas con Italia en el canal de Sicilia– ha aumentado exponencialmente en los últimos meses y nada permite...